En todos estos años siguientes nos hemos dedicado a mantener y mejorar la infraestructura y los servicios, porque el turismo acá aún es muy estacionario y bajo, por los problemas de conectividad vial y marítima que tenemos con Puerto Montt. Además lo inmensamente caro que es educar a cuatro hijos lejos del hogar. Ahora ya son todos profesionales.
Esperamos que disfruten y aprecien de lo que hemos logrado construir en este recóndito lugar de la Patagonia chilena.

Ramiro y Heidi